lunes, 28 de junio de 2010

Relato: Dos maneras de ver lo mismo -II-

- II -

El Amo metió la mano en la bolsa y rebuscó entre las cosas, sacó la llave y abrió la puerta. Las dos subieron la escalera cotorreando alegremente y riendo. El Amo abrió la puerta de arriba entrando antes que ellas, colgó su bolsa donde siempre y fue a la nevera a por algo de beber, a ellas no les preguntó si querían nada. Estaban tan metidas en sus cosas que seguían ignorándolo, empezó la Coca-Cola, puso música y se sentó en el suelo en un rincón de la estancia mientras ellas seguían a lo suyo.

Se levanto y cogió el látigo de la pared y le asestó un latigazo certero en el culo a su esclava. Ella gritó y lo miró. - Por fin alguien me presta atención en esta mazmorra- dijo el Amo con gesto socarrón. - Desnúdate esclava, inmediatamente y tú, dejas tus cosas y ponte en el centro de la habitación- las dos cumplieron las ordenes inmediatamente, ante el tono del Amo no se atrevieron a rechistar.

El Amo empezó a girar alrededor de la viajera mientras le decía cosas en un tono bajo casi susurrante, - Se supone que eres mi sumisa, que has viajado para hermanarte con mi esclava y servirme, el hermanamiento funciona pero la servidumbre aun no la he visto por ningún lado, bonita-, ella sólo acertó a mascullar entre dientes un lo siento Amo, mientras se ponía nerviosa.
Cuando vio que la sumisa se tranquilizaba, dijo secamente, - Esclava desnúdala, YA- Las puso a las dos contra la pared y cogió el látigo largo, con el mismo azote llegaría para las dos, les ordenó que contaran los 5 azotes y ellas los contaron. Después las puso de rodillas y les acarició el culo con la fusta a las dos, cuando acabó les ordenó que se vistieran. Cumplieron la orden rápidamente y las dos esperaron en el centro de la habitación con la cabeza baja y sin hablar. Las besó a las dos y les acarició la cara.

-Ahora vamos a ir a comer algo y a la tarde ya veremos donde vamos y lo que hacemos, por cierto estáis en sesión hasta que yo lo diga, así que comportaros como lo que sois, zorras- Salió del edificio seguido por las dos. -¿Donde queréis comer? - Donde usted diga, Mi Amo- dijo la sumisa. -¿En un japonés??? - No Amo, que me dan nauseas el pescado crudo.

Y el Amo, duro como siempre, hizo lo más apropiado.
- Anda escoged vosotras que será mas rápido…
(continuará)

Nota: Imagen de Ellen Von Unwerth.

6 comentarios:

  1. Amo eres el mejor en muchas cosas y ademas escribiendo. Prometo que cuando este alla, te pondre atencion (K)

    TQM

    ResponderEliminar
  2. Probemos a ver si esto sale. Me ha encantado esta continuación, no esta nada mal, los inicios con las sumisas son fuertes eh, esperemos como sigue la proxima continuación.
    jejejejej

    esthella{OP}

    ResponderEliminar
  3. Q !!!!!!!!! como sabes, me encanta como escribiss!!! jaja compañero de risas jajajaja..
    recuerda qe eres solo una cara bonita !! jajaja me encanta leer lo qe escribes, continua, qe esta muy interesante!! jajajajaja, me imagino tu cara de "estas hijas de ... no me prestan atencion..grrr" jajajajaja ay Q, excelente!!!

    ResponderEliminar
  4. He vuelto aunque estare unos días un poco liadilla.
    Espero ansiosa la continuación

    ResponderEliminar
  5. yo tambien espero continuacionn!! :D

    Tendre en cuenta tus consejos MrQ

    ResponderEliminar